lunes, 15 de diciembre de 2008

El remedio eficaz de la planta Índigo Naturalis para la psoriasis

El indigo naturalis ("Qing Dai") es una hierba utilizada por miles de años en la Medicina tradicional China para afecciones del tipo inflamatorio, con un uso tanto externo como interno. Hoy en día se esta apreciando mucho por ser un buen remedio para la psoriasis.
El estudio se ha realizado en ‘Chang Gung Memorial Hospital’ y la ‘Chang Gung University’ en Taoyuan (Taiwán), publicado en la revista “Archives of Dermatology”, así como en diversas páginas de internet, como por ejemplo en el EcoDiario.es

Se llevo a cabo entre 42 pacientes con la enfermedad resistente a los tratamientos, se aplicaron el ungüento de Indigo Naturalis en una placa de psoriasis y de un solo lado del cuerpo, a modo de control se aplicaron otro no médico en la placa paralela del otro lado.
Al termino de tres meses de tratamiento, las placas a las que se aplicó el ungüento mostraron una mejoría significativa en la descamación, enrojecimiento y dureza al compararlas con las otras placas.
Según los investigadores, las lesiones tratadas con el indigo naturalis mostraron un 81% de mejora entre el inicio y el final del estudio, mientras que las otras lesiones mostraron un 26% de mejoría, sin efectos secundarios relevantes, algo verdaderamente importante, con respecto de los tratamientos normales, que si los dejan.

Más datos de la planta para recordar:
En latín: Pulverata Levis
En chino: Qing Dai
Propiedades: salado y de naturaleza fría
Meridianos: Hígado, Pulmón y Estómago
Dosis: 1,5 a 3 gr.
Elimina el Calor, la Toxicidad, enfría la Sangre, dispersa la Humedad. A nivel tópico es útil para las inflamaciones de la cavidad oral y garganta. Elimina la tos de tipo Calor.
Recordar que la psoriasis suele ser una afección del tipo Calor-Tóxico, y casi siempre con implicación de Humedad.

Analgesia (no placebo) mediante acupuntura


Un reciente estudio llevado a cabo por los investigadores de Harvard nos demuestran que la acupuntura tiene un efecto más allá del placebo, ya que se ha visto que actúa en el cerebro con cambios en el sistema opioide que regulan los niveles de dolor.

Más detalles: Abstract: Behavioral Brain Research November, 2008